Video de la Semana



Good Girls Go Bad
Cobra Starship ft. Leighton Meester

Una gossip girl haciendo de las suyas.

martes, 30 de junio de 2009

Discurso de Graduación


Hace tres años, llegué al igual que todos ustedes a la preparatoria Dr., Alberto Zoebisch. Quizá no muy convencido. Ahora me doy cuenta de lo inmaduro que era, y de lo equivocado que estaba. Nada me importaba más, que estar con mis amigos, salir a fiestas y divertirme, ser popular, y socializar. En aquel tiempo, jamás imaginé que el día de hoy, estaría aquí diciendo las palabras de graduación, tan orgulloso de haber estudiado en mi querida preparatoria Zoebisch. Bastaron unos cuantos meses en esta escuela, para darme cuenta de que mi rebeldía natural por mi edad, no tenía sentido. Aquí encontré a mis verdaderos amigos, encontré apoyo total y comprensión, no sólo de parte de mis maestros, sino con toda persona presente en esta escuela, y lo más importante, cuando me dí cuenta de esto, tuve algo, que quizá no sentía desde que era niño: En ese instante, me convertí en una persona feliz. ¿Cómo podría no estar agradecido con la Zoebisch? Aquí me volví una persona sensible, capaz de ver al mundo de una forma distinta, como una masa moldeable a través del esfuerzo y la voluntad de cada uno de nosotros por mejorar. Obtuve conocimiento, claro. Pero también valores y cualidades, que hoy, me permiten afirmar con toda seguridad, que tendré éxito, en las metas que me plantee.

Creo, que está por demás señalar la importancia de esta fecha. Al igual que yo, sé que cada uno de ustedes tiene algo agradecer a nuestra escuela. Los tres últimos años, fueron magníficos para todos. Nos divertimos, aprendimos, creamos amistades, vivimos experiencias agradables, y otras que no lo fueron tanto,  pero lo más importante, nos convertimos en seres conscientes de nuestro entorno, dispuestos, a actuar animosamente ante los problemas que nos abaten en la actualidad y que por cierto, no son pocos.

Tenemos más claro el papel que nos toca vivir en este mundo cada vez más complejo y competitivo, pero contamos con más armas, las del conocimiento y de la actitud y por supuesto, tenemos nuestros sueños a flor de piel. Somos parte de ese pequeño grupo de jóvenes que tienen la oportunidad de estudiar, superarse y aspirar a ser los profesionistas que en un futuro cercano se forjen un proyecto de vida con satisfactores personales pero lo más importante,  seamos los líderes de opinión que cambien lo que nos parezca injusto para nuestra sociedad. Nuestra escuela, nos abrió las puertas al mundo que tarde o temprano enfrentaremos. Y nos preparó además, para hacerlo bien, en esta nueva etapa que se abre ante nosotros llena de promesas.

 

Hoy, ninguno de nosotros es el mismo que llegó a esta escuela en agosto del año 2006. Con cada semestre, una parte se transformó hasta llegar a lo que somos hoy.  Nuestra forma de actuar y de pensar es diferente. Nuestro modo de ver al mundo es distinto también.

Las  bases para el éxito, ya las tenemos, es algo más que nos llevamos de nuestra escuela. Y vaya que es sólo una porción de todo lo que nos llevaremos. Amigos, experiencias, recuerdos imborrables; no sería posible mencionarlo todo, la lista de satisfacciones es grande.

Cómo pasar por alto, el buen trato y el apoyo, recibido de cuanta persona labora en la Zoebisch: Maestros, prefectos, intendentes, secretarias, laboratoristas,  psicólogos, que en muchos casos, llegaron a convertirse, incluso, en nuestros amigos.

¿Qué decir de los maestros?: Algunos fueron totalmente de nuestro agrado. Con otros, quizá tuvimos algunas diferencias, Pero de todos aprendimos algo, ellos también tenían una importante tarea cada día: nuestra formación y aquí está el producto de su esfuerzo gracias a su inquebrantable paciencia y  singular personalidad. Nunca desistieron en su perseverante labor de hacernos mejores personas, incluso, con los grupos más difíciles. De cada uno podría mencionar cualidades estupendas, y tendría un agradecimiento especial para todos, pero me temo, que mi discurso tardaría demasiado, y los aburriría. Mejor, porqué no mencionar también a nuestros directores, al contador Toño, y al contador Jorge, quienes literalmente, todo el tiempo tuvieron la puerta de su oficina abierta para escucharnos siempre que fuera necesario. Aún cuando se tratase de algo insignificante, o alguna situación no muy agradable.  

Y cómo olvidar a nuestros amigos ínter cambistas. Tan pronto como llegaron, y cobraron parte especial de nuestras vidas, se ven en la necesidad de despedirse para regresar a su país. Hoy tenemos la fortuna de que aún nos acompañen algunos. A ustedes les diría gracias por venir a México, saben que siempre esperaremos su regreso con los brazos abiertos. Será difícil verlos partir y los echaremos mucho de menos.

Y también será difícil separarnos de nuestros amigos, aunque sabemos, que será solamente de forma temporal y física, porque las verdaderas amistades, nos acompañan por siempre.

Seguiremos caminos distintos, pero al final, siempre volveremos a estar incondicionalmente juntos. Y será entonces cuando recordemos nuestra prepa. Aquella etapa en la nos divertimos tanto. Anécdotas, hay miles, y nos acompañarán por el resto de nuestra vida. Quizá nos causen melancolía en el futuro, porque sabremos que aquellos momentos serán irrepetibles, pero también nos traerán felicidad, porque fuimos infinitamente privilegiados, por vivirlos.

Por último, me parece primordial también reconocer, a quienes hoy, materializan su principal proyecto de vida con un orgullo que seguro no les cabe en el corazón. Gracias a quienes pudimos recibir nuestra preparación, por supuesto, a nuestros padres. Hoy más que nunca me doy cuenta de algo que tal vez todos hayamos escuchado antes: “Los padres siempre tienen la razón”. Saben lo que hacen, aunque a veces, a nosotros nos disgusten sus decisiones, podemos estar seguros de que lo hacen por nuestro bien y que todas sus acciones están motivadas por el amor.

En los últimos meses, he podido percatarme, de que muchos de nosotros estudiaremos nuestra carrera profesional en otras ciudades. A ellos también les dolerá vernos partir a la universidad, y es totalmente comprensible. Papás: si tantas veces insistimos en busca de su apoyo, por permitirnos estudiar en otra ciudad, no ha sido por alejarnos de ustedes, sino para que algún día puedan sentirse orgullosos de nosotros, cuando seamos profesionistas. Sabemos lo difícil que ha sido para ustedes lidiar con nosotros, sobretodo en nuestros peores días de la adolescencia; pero créanos, que valoramos todo ese esfuerzo y aunque para algunos de nosotros pueda a veces ser difícil expresar nuestros sentimientos, pueden estar seguros de que por su invaluable e incondicional apoyo les estamos profundamente agradecidos y su amor es totalmente correspondido.

Compañeros, llegó el momento de mostrar quienes somos, es tiempo de triunfar. Qué tan lejos lleguemos, dependerá únicamente de nuestro esfuerzo, de nuestra voluntad por mejorar. Luchemos por convertir nuestros sueños en acciones, no importa que tan imposibles o excéntricos parezcan. Alguien dijo alguna vez, “más vale pecar de grandioso que quedarse corto”. Creamos en nosotros mismos. Nuestro país nos necesita, nuestro planeta también. Caminemos sin miedo, siempre hacia delante, y transformemos al mundo. Pongamos en alto el nombre de nuestra escuela, y el de nosotros mismos también. Sea cual sea el camino que cada uno tome, sabemos que no será fácil, pero estamos preparados para lo que venga. Hoy es un día para festejar. Deseo, en verdad, que momentos como este existan muchos en sus vidas. Momentos de satisfacción, de plenitud, de éxito.

Muchas felicidades a todos.



 

1 comentario:

Marianita dijo...

Q bonito kevin!!!!
compañeros, los voy a extrañar mucho!! y de verdad les deseo todo el exito del mundo en donde quiera que esten... espero que nos sigamos viendo eh!!
los quiero

mariana

Viedo de la Semana



When Love Takes Over
David Guetta ft. Kelly Rowland

Una vez más Guetta demuestra su electro genialidad. 

Seguidores de Zoebisch 51

Videos de la semana

Loading...

Invaders